Ver y Descargar la Hoja Dominical

Repetimos en este domingo el mismo evangelio que el día de Navidad. Se habla de la sabiduría y de la Palabra. El que es la Palabra se ha encarnado y habita entre nosotros. Unos niegan la existencia de Dios, otros la ignoran y no faltan quienes viven en la indiferencia. Otros afirman que Dios es algo inútil para la vida y no tiene cabida ni en la cultura ni en la civilización. Todas estas afirmaciones olvidan que el hombre es un ser espiritual y relacionado con Dios. Cristo es la Palabra de Dios, no es cualquier palabra, es la Palabra con mayúscula. Él es todo Palabra. Dios Padre creó por su Palabra y se comunicó por la palabra con los hombres del pueblo elegido. Esta Palabra ha acampado entre nosotros. Esta Palabra es Luz que ha venido para disipar la oscuridad de las tinieblas. La luz brilló en las tinieblas, y las tinieblas no la recibieron. La Luz continúa brillando hoy, y la tiniebla continúa rechazándola. El que es la Palabra es la Sabiduría. La verdad de la Sabiduría hiere a quien no vive en la luz y a quien no recibe la Palabra. Navidad es el misterio de la Palabra hecha carne, es el misterio de la luz y de la sabiduría. La aceptación de Cristo implica la aceptación de su Palabra como verdad, luz y vida.