Ver y Descargar la Hoja Dominical

El evangelista presenta a Jesús como el Señor y el vencedor de la muerte. Él murió en la cruz y dio muerte a la misma muerte. Nos rodea la muerte, y la cultura de la muerte mata al que está vivo. Una sociedad que propaga la cultura de la muerte está muerta, aunque pregone que es muy progresista. Jesús devuelve a la vida. Hace surgir la vida de la muerte. Hay muchas vidas muertas que se pasean por las calles de nuestras ciudades y pueblos y necesitan ser devueltas a la vi-da. Los cristianos resucitamos en la fuente bautismal e iniciamos una nueva vida en Cristo Jesús. Nacimos a la vida de la gracia y hemos de amar esta vida por encima de todo. Cristo es la Palabra que hace renacer, renueva y comunica su misma vida. Su Palabra tiene la fuerza de hacer resucitar a los muertos. Creer en su Palabra significa creer en la nueva vida. Elías está triste por lo que le ha acontecido a la viuda que le hospeda e invoca a Dios a favor del niño muerto. Jesús se compadece de la viuda de Naím y se acerca al difunto y devuelve al muchacho a la vida. Solamente se vence a la muerte cuando se cree y se practica la caridad.