Ver y Descargar la Hoja Dominical

De pequeños nos enseñaron a dar gracias al recibir algún regalo o servicio. Por educación damos gracias a una persona que nos ha hecho un favor o nos ha dado un regalo. ¿Somos agradecidos a Dios?

Las lecturas de hoy nos ofrecen la oportunidad de reflexionar sobre el agradecimiento. Naamán y el leproso samaritano vuelven para agradecer la curación recibida. Los otros leprosos fueron también curados y no volvieron para dar gracias. Se reclaman derechos y se olvidan los deberes. Muchos cristianos enfermos o en apuros acuden al Señor y le hacen promesas. Una vez curados se olvidan de dar gracias y de sus promesas. ¿Agradecemos a Dios el don de la vida, los talentos y los bienes cotidianos que recibimos? No seamos desagradecidos en la vida, como los nueve leprosos que no volvieron a Jesús. La gratitud es una gran virtud. Hay que crear una cultura del agradecimiento; solo los agradecidos experimentan la gracia y la hacen crecer.