Ver y Descargar la Hoja Dominical

Dos personas: David y la mujer pecadora. El rey reconoce su caprichoso adulterio y el asesinato con que ha pretendido ocultarlo. Recibe el perdón de Dios. Lucas es el único evangelista que narra el episodio de la mujer pecadora. La página del evangelio presenta cuatro personajes: la mujer, el fariseo, Jesús y los comensales. Cada uno con sus características. Jesús perdona a la mujer, porque tiene mucho amor. Perdón y amor se juntan. Lo importante es que el perdón de Dios se da cuando la criatura pecadora reconoce y confiesa su pecado. La sociedad de hoy vive al margen de Dios. Lejos de reconocer a Dios como el Amor absoluto que perdona y otorga la verdadera libertad, vive como si no existiera Dios. No es fácil reconocer las propias culpas, porque no existe capacidad de confiar en Aquel que es amor y sabe perdonar. El episodio del evangelio nos lleva a comprender el espíritu de Jesús y su mensaje. El perfume y las lágrimas son signos de una experiencia muy viva. Sus pecados quedan perdonados porque ama mucho. ¿Cuántas veces recibimos el perdón de nuestros pecados y el amor hacia el Señor y a los hermanos no crece? ¿Es acaso porque amamos poco?