Ver y Descargar la Hoja Dominical

El último domingo del año litúrgico proclama que Cristo es el Rey del universo. Su reino no se cimienta en el poder humano, como los reinos de este mundo, sino en el amor, el servicio y la misericordia.

Cristo es rey porque desde la cruz vence al mal, perdona y salva. Su reino no solo pertenece al futuro, está en el presente y transforma la vida de los que creen en él. Cristo es un peligro para el poder del mal, para los injustos, los opresores, pero para los pobres y oprimidos es liberación y salvación. Cristo es canto de liberación desde el misterio de la cruz; es canto de alabanza desde todo lo creado. Cristo es nuestro canto de cada día enmarcado en las luchas contra el poder. La salvación irrumpió en el tiempo y rasgó el velo para que las tinieblas no impidieran ver la luz. Las tinieblas se convirtieron en luz para el buen ladrón. La realeza de Cristo solamente se comprende a la sombra de la cruz. Su reino se fundamenta en la cruz. Su reino se fundamenta en la cruz y en su resurrección.