Ver y Descargar la Hoja Dominical

Hoy Cristo asciende al cielo y la Iglesia se viste de fiesta. Asciende a la derecha del Padre. Ha cumplido su misión y ahora alcanza su plenitud.

La Ascensión no es un episodio aislado, está unido al misterio pascual de Cristo. Su ascensión es la coronación de su vida y de su obra. Es el comienzo de una nueva forma de estar entre nosotros. No ha abandonado a su Iglesia, sino que permanece entre nosotros. Su presencia es mistérica e invisible. Permanece en la Palabra y en el Pan eucarístico, partido y compartido. Permanece en el rostro de cada hombre que busca, ama y espera. Permanece junto al que sufre y al que es portador de paz y justicia. Permanece junto al que hace renacer a vida en un mundo de arena y desierto.

El permanece siempre con nosotros y quiere que nosotros permanezcamos siempre con él. Ha confiado su obra a nuestras manos y nos ha enviado por el mundo para ser signo de su presencia y testimonio del Evangelio.