Con el lema “¿Te Comprometes? Por un trabajo digno” el domingo 15 de abril Cáritas celebra este año la Campaña contra el Paro, con la que nos invita a preguntarnos por el compromiso que cada una/o tiene en el mundo del trabajo.

Nuestra parroquia se une a esta campaña, como en años anteriores, con la celebración ese día de un Círculo del Silencio a las 18:00 h en la Plaza de los Belgas, en el que durante media hora meditaremos y tomaremos consciencia de la problemática de la falta de trabajo digno en nuestra sociedad.

Los objetivos de la campaña son:

Sensibilizarnos y Sensibilizar a la comunidad cristiana y a la sociedad en general sobre la situación de desempleo o empleos precarios que en estos momentos estamos viviendo y que afectan a muchas personas y familias. Donde los valores de la esperanza, justicia y fraternidad son necesarios para crear un mundo más justo.

Transmitir un mensaje de esperanza y apoyo a las personas que en estos momentos están sufriendo el desempleo o tienen un empleo precario.

Compartir un reto en el que todos somos necesarios, construir un modelo basado en la comunión, en la solidaridad y en la justicia.

Dar a conocer las acciones de la Iglesia de Madrid, a través de su Cáritas Diocesana.

El manifiesto de la Jornada Mundial por el Trabajo Decente 2017 señalaba que “En España estamos asistiendo a un crecimiento del trabajo precario, que se presenta bajo las formas de la contratación temporal, la contratación a tiempo parcial y el empleo autónomo ficticio”.

El trabajo precario afecta principalmente a las personas más vulnerables, que corren riesgo de discriminación, pobreza y exclusión (personas con capacidad funcional diversa; personas con un origen étnico, religión o creencia minoritaria; personas jóvenes y mujeres).

La preocupación de la Iglesia por la dignidad en el trabajo siempre ha existido, como podemos ver en los textos de la Doctrina Social y en distintas declaraciones:

– En ‘Laudato si’, el papa Francisco insiste en la importancia de la dignidad del trabajo y del trabajo digno para la realización de la dignidad humana, la lucha contra la pobreza y la configuración de una sociedad que, con el trabajo de las personas, cuide la vida de todos y la casa común, realizando así la vocación humana (n. 128).

– El documento “Iglesia, servidora de los pobres” señala que “para que el trabajo sirva para realizar a la persona, además de satisfacer sus necesidades básicas, ha de ser un trabajo digno y estable. La apuesta por esta clase de trabajo es el empeño social por que todos puedan poner sus capacidades al servicio de los demás. Un empleo digno nos permite desarrollar los propios talentos, nos facilita el encuentro con otros y nos aporta autoestima y reconocimiento social”.

– Nuestro cardenal Carlos Osoro nos decía en un tweet, con motivo de la III Jornada Mundial del Trabajo Decente: “Hagamos posible un trabajo decente entre todos, con todos y para todos”.

Así actúa el Servicio Diocesano de Empleo de Cáritas Madrid

Os animamos a todos a venir el Domingo 15 a la Plaza de los Belgas y compartir un rato de oración y compromiso.