Oración Cofradía Santiago

Actos religiosos, con fechas  prefijadas, orando por los Cofrades vivos y difuntos y buscando fomentar la vida espiritual de los socios de la Cofradía de Santiago.

Próximos encuentros:

  • La Junta Directiva aún no se ha reunido, así que de momento no hay fechas fijadas

Importante: la Cofradía siempre da prioridad a las celebraciones de la parroquia, por favor, tenedlo en cuenta en caso de que suceda.

Breves reseñas:

¡¡Anímate a compartir un ratito con nosotros dedicándolo a orar al Señor, bajo la intercesión del Apóstol Santiago!!

 

  • La oración del 25 de mayo la dedicamos a la Virgen. En ella comentamos la nueva fiesta litúrgica mariana, el lunes después de Pentecostés, la Memoria de María Madre de la Iglesia. María, que desde la espera del Espíritu en Pentecostés no ha dejado jamás de cuidar maternalmente de la Iglesia.

Reflexionamos sobre María, como transforma el miedo de los apóstoles con la ayuda del Espíritu Santo,  como se preocupa por la humanidad, su humildad, su fe en Dios y su escucha y tantas y tantas virtudes más que son dignas de imitar.

Con el cuento de San Pedro y el rosal florecido, orábamos a María como Madre. Y con palabras de Teresa de Calcuta recordamos como María es nuestra Compañera de viaje.

  • El 27 de abril, reflexionamos sobre la Resurrección y la Pascua: ¡Qué está vivo! “¡Aleluya, aleluya!” ‘¡Alabad al Señor!’. Cristo ha muerto y ha resucitado por ti, por mi, por todos. Nuestros corazones deben gritar de felicidad. Eso es lo que tenemos que testimoniar, nuestros corazones, nuestras caras, … tienen que expresarlo para que la gente lo note.

Y así tenemos que sentirle, no como algo que pasó, sino como Alguien que está con nosotros; sí, contigo y conmigo. Vivamos resucitados, con alegría, con dulzor, con amor, transformemos los momentos del día a día en algo especial.

  • El 30 de marzo no tuvimos oración, por coincidir con Viernes Santo.
  • Como estamos en tiempo de Cuaresma, en la oración del mes de febrero estuvimos reflexionando sobre como la Cuaresma no tiene que ser un “tiempo de tristeza y de “NO”, sino un tiempo para vivir desde el “SÍ”, de parar y centrarnos en el Señor, un tiempo de “verdad”, de vivir con esperanza.  Dedicar un rato a Cristo, a orar, es una gran idea. 

 

  • La oración de enero de 2018 la dedicamos a rezar por la unión de los cristianos.
  • En la oración del último viernes de noviembre vimos cómo debemos aprender a dar calor, para convertir esos “duros granos de maíz” en “sabrosas palomitas”.

Buscar en la web:



Acepto la Política de Privacidad